Aún a la espera de confirmación del total de telespectadores a nivel mundial, numerosas cadenas ya han publicado las audiencias de la 59ª edición del Festival de Eurovisión que tuvo lugar el pasado 10 de mayo en Copenhague.

 

  En el país anfitrión 2,4 millones de telespectadores vieron el show, lo que supueso un 89% de cuota de pantalla. Es la cifra más alta de 2001, año en que Dinamarca también fue el país anfitrión en el Festival.

El favoritismo a la victoria final de Sanna Nielsen ayudó a que se mantuviesen los niveles de audiencia del año pasado, con 3,4 millones de telespectadores y un 83,2% de cuota de pantalla.

En Noruega la cuota de pantalla fue del 77,3% (1,4 millones de telespectadores), empeorando las cifras del año pasado, que alcanzó un 84% de cuota con la participación y el cartel de favorita de Margaret Berger (6,7 puntos de cuota más que en 2014).

Tras el buen resultado de Anouk en 2013, «The Common Linets» pudieron mantener el número de seguidores en su país, alcanzando el 65% de la cuota de pantalla (5,1 millones de telespectadores).

8,8 millones de telespectadores promedio vieron el festival en Reino Unido, alcanzando un pico de 10,6 millones en las votaciones y 10,1 millones en la actuación de Molly. La cuota de pantalla fue del 41,9% y supuso un incremento de algo más de un millón de seguidores respecto a 2012. Es el mejor resultado desde 2011, en que Blue representó al país británico.

La clasificación de Eslovenia para la final hizo duplicar los resultados de este año respecto a 2013. 324 mil seguidores y una cuota de pantalla del 47% fueron muestra de que cuando el país se clasifica para la final, los resultados mejoran exponencialmente.

Aunque Suzy no pudo clasificarse para la final por tan solo un punto, 541 mil espectadores vieron la final de Eurovisión, lo que supuso una cuota de pantalla del 13,5%.

A pesar de una leve caída de 200 mil telespectadores respecto a 2013, en España la cuota de pantalla aumento 2,1 puntos para alcanzar ell 35,2% en la final del pasado 10 de Mayo.

Aunque la cuota de pantalla este año cayó un 11,2%, los resultados fueron muy buenos en grecia, con 2,1 millones de personas siguiendo el Festival y representando un 55,7% de cuota de pantalla.

Por segundo año consecutivo Eurovisión coincidió con la final de «La Voz» y sólo pudo alcanzar un 13,6% de cuota y 2,6 millones de telespectadores.

Los resultados en Italia fueron bastante pobres, con sólo 1,7 millones de seguidores  un 8,8% de cuota de pantalla.

A pesar de que Israel no consiguió clasificarse para la final, este año se han duplicado las cifras de seguidores en ambas semifinales y se ha mejorado levemente los resultados de telespectadores que vieron en directo la final.

1.3 millones de telespectadores siguieron en Austria la victoria de Conchita, significando un aumento de 900 mil respecto al 2013 y alcanzando un 54,5% de cuota de pantalla.

 

[tuve]https://www.youtube.com/watch?v=QRUIava4WRM[/tube]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *